Una joven perderá la pensión de alimentos al cumplir 26 años porque ni estudia ni busca trabajo.

La sentencia comenta que lo que se evidencia es que desde 2016 tuvo una mayor actividad formativa y de búsqueda de empleo, «con poco éxito, en ambos casos, pero que permite valorar la necesidad de continuar con apoyo familiar para concluir su formación».

Pero añade la Audiencia que «ello, no con carácter indefinido, sin que pueda mantenerse sin fecha esa situación, pues ya se encuentra en la etapa final de formación y deber responsabilizarse de su propio mantenimiento». Por ello pone límite al deber del padre de pagarle la pensión de alimentos, que finalizará cuando la joven cumpla 26 años de edad.

Más Información en: La Verdad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.