Suspensión del contrato de arrendamiento de vivienda.

La suspensión del contrato de arrendamiento supone el cese o paralización temporal del contrato que conlleva, en consecuencia, la suspensión de la obligación de pagar la renta por el inquilino.

La posibilidad de suspensión del contrato de arrendamiento de vivienda se encuentra en el Art. 26 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (rubricado como «Habitabilidad de la vivienda») que dispone que cuando la ejecución en la vivienda arrendada de obras de conservación o de obras acordadas por una autoridad competente la hagan inhabitable, tendrá el arrendatario la opción de suspender el contrato o de desistir del mismo, sin indemnización alguna.

La suspensión del contrato supondrá, hasta la finalización de las obras, la paralización del plazo del contrato y la suspensión de la obligación de pago de la renta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.