Consejos para elaborar un buen contrato.

  • Redactar los términos del contrato de la manera más clara posible. Debe huirse siempre de frases excesivamente largas y de expresiones ambiguas u oscuras. A mayor claridad y brevedad en la redacción del contrato mayor será también su comprensión, mejor su aplicación y menor por tanto la posible conflictividad derivada de su interpretación. No siempre el contrato más largo y con expresiones más técnicas y jurídicas es el que mejor plasma la intención de las partes y es capaz de evitar problemas de interpretación o aplicación. Tenga en cuenta que uno de los principales focos de contienda judicial viene motivado precisamente por las distintas interpretaciones que las partes otorgan a las cláusulas contractuales y que la última decisión, en estos casos, está en manos de un Juez, árbitro o mediador, quien tiene la difícil misión de desentrañar la voluntad de las partes con la única ayuda, en muchos casos, de la palabra escrita. Además, nuestro Código Civil establece claramente que la interpretación de las cláusulas oscuras de un contrato no deberá favorecer a la parte que hubiese ocasionado la oscuridad. De ahí la importancia de una redacción clara y precisa.
  • Describir el objeto del contrato de la manera más detallada posible. Tanto desde el punto de vista material (p. ej., una vivienda, un servicio, una obra, etc.) como jurídico (p. ej., los datos de inscripción del bien).
  • No hay que fiarse de los modelos y formularios. Estos son siempre generales y no se ajustan nunca a las necesidades, pretensiones e intereses concretos de las partes. Además, una cosa es el texto de la ley y otra bien distinta la manera en que ésta es interpretada y aplicada los Juzgados y Tribunales. De ahí que sólo los Abogados en ejercicio sean los únicos profesionales con la capacidad y conocimientos suficientes para redactar y revisar cualquier contrato.
  • Repasar detenidamente cada cláusula antes de firmarla. Hay que tomarse todo el tiempo que sea necesario para leer cada cláusula. Sólo si entiende lo que quiere decir, fírmela. Si tiene alguna duda, es posible que su redacción no sea tampoco clara para un Juez, si en el futuro hay algún problema en cuanto a su ejecución, o bien sencillamente que su contenido no se ajusta en todo o en parte a lo querido por usted o negociado con la otra parte.
  • Guardar los antecedentes de la negociación. Todas las cartas, faxes o correos electrónicos que han precedido a la firma del contrato pueden ser trascendentes de cara a resolver cualquier problema futuro de interpretación o aplicación del contrato.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: